Especial mujer: Cómo cuidar tu suelo pélvico

El suelo pélvico es algo que preocupa a muchas mujeres, tener la musculatura de la zona debilitada afecta a la calidad de vida pudiendo ocasionar pérdidas de orina o prolapsos. Es importante consultar a un especialista ante cualquier síntoma para un correcto tratamiento.

Foto: Gratisography

Hay estudios que hablan de los muchos factores que pueden dañar el suelo pélvico, entre ellos se encuentran: la edad, la genética, el parto, practicar deportes de alto impacto… Pero no tenemos que desesperar porque este problema tiene solución.

Prevenir muchas veces es la solución para no tener problemas en el suelo pélvico, por ese motivo hacer ejercicios de mantenimiento, como lo hacemos con la musculatura del resto del cuerpo cuando nos ponemos en forma, puede evitar que tengas ese problema.

«El entrenamiento del suelo pélvico mejora la calidad de vida»

Antes de la realización de ejercicios o cualquier tratamiento es importante buscar asesoramiento especializado para una correcta orientación y saber que solución es más adecuada en cada caso.

Puedes aprovechar la revisión ginecológica para consultar al ginecólogo/a sobre los ejercicios de Kegel, muy recomendados para el suelo pélvico, se trata de contracciones y relajaciones perineales que puedes hacer en cualquier momento y lugar ya que solo te necesitas a ti para hacerlos y ofrecen unos resultados muy buenos.

Otra manera muy recomendable para recuperar o mantener el suelo pélvico que puedes consultar a tu especialista, es el uso de dispositivos intravaginales específicos para este fin.

Lo más conocido son las bolas chinas, en el mercado encuentras una gran variedad de marcas con diferentes tamaños y peso, ya que su funcionamiento depende de esto. Es muy importante que el material de fabricación sea bueno como la silicona de grado médico.

Buscando información por internet descubrimos la Enna pelvic ball, un producto de la misma marca que la copa menstrual que recomendamos en un artículo anterior y nos pareció interesante ya que tiene diferencias con las bolas chinas, en su blog las explican, así que decidimos probarla.

La experiencia y resultados nos han parecido buenos, encontramos varios puntos a favor, entre ellos el más destacable es la cómoda colocación, la forma facilita la inserción y la misma marca tiene un gel hidratante íntimo externo que puedes usar si te hace falta. Para limpiarla se puede usar el gel íntimo enna cleanser.

Como indican las especificaciones es un producto sanitario diseñado en España con material de grado médico. Lleva una esfera interior en forma de diamante irregular que provoca una intensa vibración al movernos y eso hace que los músculos se contraigan de forma involuntaria.

Tonificar el suelo pélvico es tan importante como hacerlo con cualquier otra parte del cuerpo, a partir de cierta edad la tonicidad de la zona puede depender del cuidado previo que hayamos tenido.

Aparte de los ejercicios de Kegel, la enna pelvic ball o las bolas chinas puedes informarte en un/a fisioterapeuta sobre alternativas para reforzar la zona.

NO ES EMPLAZAMIENTO PUBLICITARIO. ARTÍCULO BASADO EN LA PRUEBA DE LOS PRODUCTOS INDICADOS.